El concepto y los pilares del lifelong learner, que en español significa “aprendizaje a lo largo de la vida”, están conectados con las transformaciones que atraviesa la educación y la sociedad.

Si antes los individuos tenían como meta estudiar hasta terminar el bachillerato, luego graduarse, hoy en día la mentalidad es diferente.

El lifelong learning comprende la percepción de que el conocimiento es un proceso dinámico, que no tiene un fin en sí mismo ni un objetivo específico.

El enfoque principal de esta teoría es fomentar que la construcción del conocimiento sea constante y sea parte activa de la vida de cada uno de nosotros.

A continuación, veremos cómo estar actualizado respecto al concepto:

  • ¿Qué es el aprendizaje a lo largo de toda la vida?
  • Pilares del aprendizaje continuo
  • Cómo aplicarlo

Qué es el lifelong learning

Aunque todavía no está muy extendido en latinoamérica, el concepto de aprendizaje continuo ya es popular en muchos otros países.

Como ejemplo, un estudio del Pew Research Center reveló que el 73% de los estadounidenses adoptan la teoría del lifelong learning y se consideran eternos aprendices.

En un contexto histórico basado en la Era de la Información y en el modelo mundial VUCA, acrónimo que reúne características presentes hoy, Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad, el conocimiento está en todas partes, va a todas partes y nunca termina.

Por ello, es importante adaptarse a esta realidad, consumirla con sentido crítico y aprovechar las oportunidades para asegurar el desarrollo personal, profesional y de las sociedades en general.

Esta es la gran apuesta del aprendizaje permanente, que el aprendizaje traspase los muros del aula (sea online o presencial) y tenga un espacio cautivo en los proyectos de vida de todos.

Pilares del lifelong learning

El aprendizaje continuo surgió en los años 70 y se popularizó 20 años después.

Sin embargo, recién en 2010, luego de un informe de la Comisión Internacional de Educación para el Siglo XXI de la UNESCO, que el concepto llegó a la mayor parte del mundo.

A partir de allí, la organización Lifelong Learning Council Queensland (LLCQ), entidad que estudia y divulga el tema, pasó a institucionalizar y difundir la teoría y sus 4 pilares, a saber:

1) Aprender a saber

En el aprendizaje a lo largo de la vida, la educación tradicional es un aliado de nuevas posibilidades para construir aprendizajes.

Los adeptos a la teoría deben entender todo este proceso como parte fundamental de sus vidas y de sus momentos de placer.

Adquirir conocimientos debe ser una tarea estimulante y no solo para terminar una tarea u obtener una nota.

A eso se refiere este, que es uno de los pilares del aprendizaje permanente. Es necesario tener gusto por aprender, porque con ello el individuo desarrolla otras habilidades, como la curiosidad, la reflexión, el criticismo y una postura más activa e interrogativa.

2) Aprender a hacer

No basta con adquirir conocimientos teóricos, es necesario poner a prueba la asimilación de contenidos e información.

Por lo tanto, uno de los pilares del aprendizaje permanente es aprender de la práctica.

En este sentido, la teoría se conecta con una metodología de aprendizaje desarrollada en 1990 por los profesores Morgan McCall, Robert Eichinger y Michael Lombardo, del Center for Creative Leadership, en Carolina del Norte (EE.UU.), denominada “70:20:10”.

Se entiende que el conocimiento se produce a través de tres prácticas diferentes:

  • 70% de experiencias personales
  • 20% de las relaciones interpersonales
  • 10% de cursos y capacitaciones

Por lo tanto, es importante estar dispuesto a aprender en las aulas y también de las experiencias humanas y de la vida.

3) Aprender a convivir

Totalmente conectado con el pilar anterior, este se refiere al poder de las interacciones entre las personas y cómo esta es una habilidad esencial para cualquiera que quiera ser un aprendiz de por vida.

Aprender a vivir juntos indica que el aprendiz de por vida desarrolla habilidades aprendiendo a través de la convivencia.

Incluso el mercado laboral ha estado abogando por las habilidades blandas y entre ellas está el trabajo en equipo y la creación colaborativa.

4) Aprender a ser

El último de los cuatro pilares del aprendizaje permanente aborda la idea de que las personas necesitan ser autónomas para aprender cosas nuevas por completo.

En otras palabras, el protagonismo del proceso de aprendizaje es tuyo. La consigna es la auto responsabilidad y la auto gestión en la construcción del conocimiento.

Cómo aplicar el lifelong learning

Ya sea en la vida personal, ya sea para empresas o instituciones educativas, siempre existe la posibilidad de aplicar los pilares del aprendizaje continuo.

¿Qué quieres aprender, en qué plazo, con qué objetivo y cuáles son las complejidades de este proceso? Estas son preguntas orientadoras que pueden ayudarlo a comenzar a aplicar el concepto de manera práctica.

Así que puedes pensar en algunos pasos de implementación:

1 – Propósitos de su proceso de aprendizaje: – ¿Qué has aprendido hasta ahora en el curso de tu vida? A partir de eso, ¿Qué potencial hay de transformar para ti y para los que te rodean? ¿Cómo aprendiste? ¿Cómo aplicas este conocimiento? ¿Qué fue difícil o fácil ha sido? En definitiva, es una etapa basada en el autoconocimiento.

2 – Adaptación a un nuevo mindset:  – Comprender que el aprendizaje permanente no tiene fin. No hay línea de meta. El proceso es continuo y por lo tanto requiere que estés dispuesto a seguir construyendo conocimiento, independientemente de lo que logres o conquistes. Adoptar el aprendizaje permanente es elegir un estilo de vida.

3 – Planificación – A partir del autoconocimiento y la decisión de este estilo de vida, deberás planificar para comprender qué forma de aprendizaje te funciona mejor. Después de eso, ejerce sus elecciones hasta que se conviertan en un hábito.

4 – Medir – observar los pasos dados, los propósitos alcanzados y los caminos necesarios para los próximos planes. Ajusta lo que esté en desacuerdo con tu nuevo modelo de aprendizaje y manténgalo.

5 – Dinamizar el conocimiento – Una forma de implementar el aprendizaje a lo largo de la vida en cualquiera de los ámbitos mencionados (individual, en las instituciones educativas o en las organizaciones), es pensar en metodologías activas conectadas con el momento presente. La gamificación, por ejemplo, puede ayudar a motivarte para completar las tareas diarias. El uso de plataformas tecnológicas y experiencias digitales también. Así que estate dispuesto a aceptar lo que la modernidad tiene para ofrecer para transformar tu proceso en algo verdaderamente placentero.

6 – Tiempo para uno mismo – Una parte importante de toda esta construcción es garantizar el espacio para que las cosas cotidianas no abrumen aquellas que te hacen apreciar la experiencia de la vida. Asegúrate de tener tiempo para hacerlas sin sentirte culpable.


Los pilares del lifelong learning, así como su concepto, son parte integral de un nuevo paradigma educativo que ha tomado forma principalmente con el desarrollo de las tecnologías.

Para ti, ¿esto sigue siendo un abordaje distante o ya es aplicable?

Quédate con nosotros y recorre nuestra ruta de contenidos informativos sobre educación en

blog da Inicie.

Leave a Reply

Your email address will not be published.