La alfabetización digital y mediática, regulada dentro de las premisas de la cultura digital del Marco Normativo y del ISTE, forma parte de las articulaciones para la transformación del paradigma de aprendizaje tradicional a uno más actualizado, basado en un proceso colaborativo y el protagonismo de los estudiantes.

Al hablar de alfabetización digital para docentes, cabe señalar que este proceso aún reafirma la figura del docente como un pilar importante del conocimiento.

Sin embargo, a diferencia de lo que se practicaba antes del surgimiento de la tecnología, ahora el docente es un facilitador, además de solucionador de problemas de la construcción del aprendizaje, operando frente al universo tecnológico con sentido crítico, apertura y capacidad para enfrentar los retos y posibilidades que se derivan de esta nueva realidad.

Entre las ventajas que ofrece este concepto, la alfabetización digital permite que estudiantes y docentes se actualicen constantemente, tal como lo hace la tecnología.

Aun así, es necesario entender que existen desafíos que superar para una plena implementación de la alfabetización funcional y la alfabetización digital, siendo esta última algo más compleja, exigiendo que estudiantes y docentes sean capaces de interactuar con las tecnologías de la información de manera consciente, crítica. y responsable ya sea verbalmente o por escrito.

Letramento digital para professores

Alfabetización digital para profesores en la práctica

Es esperable que las escuelas y las asignaturas de educación (docentes, coordinadores, directores, etc) introduzcan en los currículos el acercamiento a las nuevas tecnologías, el surgimiento de otras prácticas sociales en razón de esta realidad, además de las habilidades y competencias posibles con los estímulos del mundo digital.

Para ello, el docente necesita comprender su proceso de alfabetización digital y también el proceso de alfabetización digital del alumno.

El uso de las tecnologías, especialmente durante el período de aislamiento social, se mostró fundamental y con el poder de impulsar el desarrollo de nuevas habilidades y destrezas.

Además, si bien la cultura digital requiere de herramientas muchas veces inexistentes en muchos entornos escolares, es innegable que las tecnologías han transformado las experiencias y la educación, no hay vuelta atrás a una práctica completamente analógica. Por lo tanto, es necesario comprender lo que es o no posible dentro de estas nuevas perspectivas.

De esta forma, la práctica pedagógica docente necesita conectarse con este escenario y acompañar las demandas evidenciadas a través de él.

Pensar en la formación docente frente a la alfabetización digital es entender que la alfabetización va más allá del uso de herramientas digitales y no se trata solo de eso. Indica una integración de los recursos digitales a las prácticas pedagógicas.

La investigación “Alfabetización Digital y Formación Docente”, de la Doctora en Educación Maria Teresa Freitas, de la Universidad Federal de Juiz de Fora (UFJF), enumera algunas observaciones sobre este tema. A continuación, algunos observaciones referente a la temática:

  1. En alfabetización digital “los docentes necesitan conocer los géneros discursivos y lenguajes digitales que son utilizados por los estudiantes, para integrarlos, de forma creativa y constructiva, a la rutina escolar”.
  2. “Alfabetización digital no indica el abandono de las prácticas existentes, ya que son productivas y necesarias. De hecho, el concepto exige que se les añada lo nuevo”.
  3. “Comprender que los docentes y estudiantes alfabetizados digitalmente se apropian de la tecnología de manera crítica y creativa, dándole significados y funciones, en lugar de consumir pasivamente”.
  4. “Lo esperado es que la alfabetización digital se entienda más allá de un uso meramente instrumental”.
  5. “Es necesario reivindicar la transformación de las formaciones docentes, para que se muevan a la misma velocidad que los avances tecnológicos y logren capacitarlos”.
  6. “En este contexto, los docentes deben replantearse la posición defensiva y, a veces, incluso negativa con respecto a los medios y las tecnologías digitales, como si pudieran detener su impacto y afirmar el lugar de la escuela y el suyo como poseedores de conocimiento. Es necesario que, ante este nuevo orden de las cosas, la escuela y sus profesionales no se distancien, sino que busquen entender lo que está pasando y estén dispuestos a interactuar con las nuevas posibilidades”.

Pueden ver la investigación completa en este link en portugués o inglés o usar el traductor de Google para leerlo en español.


 

De esta manera, la alfabetización digital para docentes abre un portal de oportunidades, para evidenciar las dudas e incertidumbres de los docentes (extranjeros digitales) en el uso de las tecnologías, los desafíos relacionados con la infraestructura y la necesidad de actualizaciones en la formación y prácticas pedagógicas.

Es necesario entender que ahora los espacios para la construcción del conocimiento están en el aula y también fuera de ella. La circulación del conocimiento es difusa, con varios caracteres y ocurre a una velocidad sin precedentes.

La alfabetización digital también se refiere a esta adaptación de la educación y los desafíos de la profesión.

En la investigación antes mencionada, “Alfabetización digital y formación docente”, de la Doctora en Educación María Teresa Freitas, siguen los resultados de un estudio con docentes sobre el nuevo sistema educativo surgido con la evolución de las tecnologías.

Leave a Reply

Your email address will not be published.